miércoles, 17 de julio de 2013

Del Nadal a la nada

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En España está la deuda "grande", es a que sube o baja según estornuden en Alemania, a Draghi le salga un sarpullido o se vendan cinco o seis mil coches menos en los Estados Unidos; y luego está la otra, la "personalizada" la que cada uno tiene con el Fisco, esa que te saca los colores porque te cierran el restaurante o lo que tengas y te deja en evidencia delante de todo el mundo, como con una mancha de kétchup en una camisa blanca..
Hacienda ha descubierto las ventajas del fraude. La estadística te dice que si hay mucho fraude, hay mucho campo por delante y que aplicando la teoría de probabilidades basta con dar "palos de ciego", que alguna cabeza abres. Y así está ocurriendo. Nuestros conocidos van cayendo ante las baterías de Hacienda, que levanta la piedra y deja al descubierto que desde el año no sé cuantos se te pasó lo de hacer la declaración o que no sabías que aquello había que incluirlo o, sin más, que pensabas que los sobresueldos eran legales. Aquí caen hasta lo cocineros porque a Hacienda no le importa la "Marca España", sino que la que "marca" es ella. ¡Y bien marcados!

Leo con sorpresa en los titulares de El Mundo, en un blog en el que se promete indagar con lupa en los cubos mediáticos de la telebasura —el blog se llama Betty Zoom GH— que la escritora Lucía Etxebarría se ha tenido que incorporar a un infame —¿hay de otro tipo?— reality veraniego para pagar sus deudas. El lugar, se me olvidaba por obvio, la cadena Telecinco5.
La función de los realities es acumular audiencia aunque sea mediante lo vomitivo de sus efectos. Quizá en algunos años se pueda realizar alguna tesis que estudie la relación entre la decadencia cultural española y los realities, resaltando cómo ciertos individuos que el sistema elevaba para su aplauso acaban allí, como si fuera un asilo del oprobio, un beaterio de la ignominia. Una generación educada en estas cosas sí que es una generación "perdida", arrojada al arroyo mediático por los teóricos del "fenómeno social" y partidarios de que el público es quien manda y que si hay que echar a alguien a los leones, para eso está el circo. El emprendimiento mediático nos ha dado estas perlas culturales, irritantes por picadura y transmisión del parásito de la estupidez, que se pasa a la sangre y de ahí al cerebro, en donde anida con efectos devastadores. Señores repeinados, engominados, con corbatas de colores fosforitos y nudos gordos, nos decían que aquello era espectáculo. Sí, bochornoso, pero espectáculo. Era la anti-ilustración española, nuestra nueva versión del grito "¡vivan las cadenas!", esta vez las televisivas.
Con gracia e ironía, la autora del blog mediático, escarbadora profesional en la bazofia, nos describe la entrada de la deudora de Hacienda, ganadora de un premio Nadal, de un premio Plantea, en esa casa veraniega, sus motivaciones y temores:

"No quiero ganar, con aguantar sólo tres semanas me vale, tengo que pagar mis facturas" ha sentenciado.
Ella misma lo ha reconocido y ella misma sabe que "no pega ni con cola" en estos programas que tanto aborrece el mundo de la cultura de este país.
Durante varias semanas, si es que no la echan antes, tendrá que hacer de tripas corazón y compartir tienda de campaña, saco de dormir, letrina y demás sufrimientos junto a personajes de la talla como Olvido Hormigos, Karmele Marchante o Mónica Pont, entre otros de los que ni siquiera me sé el nombre porque son el padre de una ex concursante de GH o el rollo de una noche de Paquirrín.
En fin, una fauna y flora de las que ya quedan pocas (o cada vez más) y con la que tendrá que convivir la galardonada escritora. De hecho, tanto desentona que se ha llevado a sus dos perros Luke y Leia para por lo menos tener alguien con quién hablar de algo más que el tiempo.*


Discrepo en lo de que "no pega ni con cola". La verdad es que no me extraña demasiado el destino de la escritora, que ya transitaba por el "lado oscuro" de la Cultura. Al igual que con la ex concejala Olvido Hormigos, quien reconvirtió su pasión por los vídeos caseros subidos de tono en portadas de Interview luciendo el palmito, para lanzarse de un trampolín después y acabar siendo picoteada por los mosquitos inmisericordes que Tele5 habrá buscado para que ataquen a sus concursantes, lo de Lucía se veía venir. Lucía Etxebarría siempre fue mediática, pero los medios se han degradado y exigen más bazofia.
La cantidad de personas que sueñan con aparecer en un reality de estos sería asombrosa si alguna empresa de encuestas se dedicara a investigarlo. Hago el ejercicio mental de imaginarme a muchas personas conocidas participando en un programa de estos y no me desentonan muchas de ellas. Las veo integradas, en su salsa. ¿Qué hace la oposición sino pedir a Rajoy que pase por el "confesionario"? Todo está en la metáfora con que se miran las cosas, que diría George Lakoff.


La única ventaja para ella es que, como escritora, podrá recoger estas experiencias y contarlas en un libro que será un bestseller. Si Dostoievski pudo escribir "Recuerdos de la Casa de los Muertos", ¿por qué no puede hacerlo ella? Pero esta vez declara bien los beneficios, Lucía, por favor, no entremos en un ciclo infernal..
Lucía Etxebarría se va a "Campamento de verano" como si se fuera de acampada. Enternecen los sabios consejos que le ha dado su madre, que nunca imaginó hasta dónde llegaría su hija con la escritura: "Sólo mi madre me dijo que no enseñara las tetas y que no me liara con nadie"*. 
Del Nadal a la nada. La "marca España" está de rebajas.


* "Lucía Etxebarría 'acampa' en Telecinco por sus deudas con Hacienda" El Mundo / Blog "Betty Zoom GH" 17/07/2013 http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/bettyzoom/2013/07/17/lucia-etxebarria-acampa-en-telecinco-por.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.