martes, 11 de junio de 2013

Pregunta a Míster Guindos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Señala María Vega en el blog económico de El Mundo que las preguntas que le hacen al ministro de Economía en sus saraos exteriores se han ido modificando, que se empezó preguntando por los rescates, después por Cataluña y ahora es otra la pregunta, con la que titula el artículo: "Míster Guindos: ¿qué industria les va a sacar de la crisis?"*
La pregunta, llegados a este punto, tiene su lógica y es la que nos hacemos todos. Señala el diario:

En esos encuentros son cada vez más las voces de inversores que se interesan por saber qué sector va generar empleo en España y va a permitir que el PIB se recupere, según cuentan fuentes de la banca de inversión presentes en esas reuniones.
La respuesta del ministro y el secretario del Tesoro no suele ser muy satisfactoria, pues una vez agotado el modelo del 'ladrillo', la apuesta por el turismo no convence demasiado a los grandes 'hedge funds' o a los fondos soberanos y de pensiones que tienen capacidad de invertir cifras multimillonarias en deuda española.
La falta de una industria sólida y un modelo de crecimiento creíble y sostenible preocupa casi más a los mercados que la falta de decisión del Gobierno a la hora de ajustar el gasto en el hinchado sector público.*


Es sorprendente el empecinamiento en mantenerse en el mismo patrón que se ha agotado y es causante de la avitaminosis económica española. España necesita salir del círculo vicioso mental en el que se encuentra apostando por nuevos sectores que sean capaces de absorber su mano de obra cualificada, sus investigadores, sus ingenieros, etc. No necesita más servidores de copas en los chiringuitos playeros y puestos similares repartidos por costas y ahora interiores.


El cortoplacismo de nuestros políticos, su deseo de ver rápidas soluciones, les impide ver que ese modelo nos lleva —como ya lo ha hecho— al desastre, causa la desmotivación general, la emigración de los mejor preparados, etc. España no ha sabido reinvertir sus esfuerzos en la mejora social y ha estirado el chicle más de la cuenta. Quizá el "no ha sabido" sea excesivo porque de esta falta de sabiduría se han beneficiado muchos. Digamos mejor que no se ha sabido frenar un tipo de especulación dañina para el modelo de desarrollo económico y destructiva socialmente.

Cuando dimos el gran salto de los ochenta, con la entrada en Europa y el esfuerzo que supuso, se debería haber mantenido y ampliado a otros sectores el esfuerzo industrial que se había comenzado. Sin embargo, se apostó por la parte del crecimiento rápido que supone el turismo apoyado en la construcción, que son dos caras de la misma moneda. Ambos encajaban bien con la creación de las nuevas administraciones autonómicas y el papel de los ayuntamientos. El "suelo" une a banqueros, constructores y políticos.
La atomización empresarial española hizo que se beneficiaran los bancos, las grandes constructoras y las organizaciones relacionadas con el turismo, todas ellas interrelacionadas en el mismo tipo de negocio: unos invertían y los otros construían. Invertían en constructoras y daban préstamos hipotecarios a los que les compraban los pisos, ganando por los dos lados. El resultado del modelo lo sabemos hoy: la burbuja inmobiliaria y el rescate a la banca.
La pregunta al ministro no es trivial. Es la pregunta que se debería estar haciendo este o cualquier otro gobierno en España: ¿qué sector va a sacarnos de la crisis ante el fracaso del modelo porque necesita de un empuje que un país endeudado no puede dar? España tiene que fabricar y exportar para recuperar el consumo interno y ponerse en marcha de nuevo.
La falta de crédito a las empresas por parte de la Banca es una mala señal. Está demasiado comprometida con la construcción, demasiados intereses comunes con un sector que ha creado cientos de miles de pisos vacíos que no se sabe quién va a comprar, en un país con cinco millones de parados y minisueldos el que lo tiene. Los compradores naturales de pisos son los jóvenes y su penalización como sector laboral ha sido suicida para nuestro desarrollo. Sueldos bajísimos —que ahora propone el Banco de España por debajo del salario mínimo—, precarios, sin estabilidad alguna, no son los caminos para el futuro. A todo esto lo llaman "mejorar la productividad", pero no hay productividad si no hay producción de algo.


Hay que invertir en empresas jóvenes y con jóvenes, darles una salida a la alternativa explotación laboral o emigración. Ya se están formando algunas empresas cooperativas, como en los años sesenta, para tratar de aunar esfuerzos y que les sirvan de algo. hay que apoyar proyectos más allá del ladrillo y el turismo, que desgraciadamente siguen siendo los interlocutores de los políticos. Es importante que hablar de los jóvenes deje de ser retórica y se traduzca en líneas directas de financiación de proyectos viables que apunten a direcciones diferentes.

Creo que tiene razón El Mundo cuando dice que tener un modelo creíble de crecimiento, con una industria sólida, es más importante para los inversores que otras muchas cosas que suponen sacrificios sin retorno de beneficio. El gobierno tiene que asumir que gobernar es marcar rumbos, plantear propuestas de caminos. El "dejar hacer" neoliberal no tiene sentido en un país altamente distorsionado en su modelo productivo y atomizado en sus fuerzas de producción. Aquí hay unas cuantas viejas ballenas y mucha sardina y chanquete. Y el pez grande, aunque sea viejo y anquilosado, se come al chico.
Tenemos lo más importante: a las personas formadas. Son profesionales a los que no les hacen ascos los países con niveles superiores a los nuestros. Si nuestro problema fuera de formación no demandarían a nuestros médicos, investigadores o ingenieros como lo hacen. Nuestros problema real es que formamos ingenieros y los ponemos a servir copas o a vender teléfonos.
La pregunta hay que hacerla aquí también: ¿qué pasa con el futuro, Míster Guindos, qué industria nos va a sacar de la crisis?


* "Míster Guindos: ¿qué industria les va a sacar de la crisis?" Blog ¡No doy crédito! El Mundo 10/06/2013 http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/nodoycredito/2013/06/10/mister-guindos-que-industria-les-va-a.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.