martes, 18 de junio de 2013

La tentación del espionaje o halcones y palomas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Me imagino que el que no espía es porque no puede. Ya no espías solo a los enemigos, espías a los amigos y algunos incluso se espían ellos mismos (o deberían hacerlo). Todo este mundo del espionaje y de las escuchas es una consecuencia doble de la Sociedad de la Información: aumento de las comunicaciones y aumento de los que se comunican. Esto cambia las formas, pero no el fondo.
Hay que diferenciar, en cualquier caso, entre nuestro espionaje ibérico en el que los políticos se espían unos a otros en una maraña malintencionada que abarca detectives particulares, servicios de inteligencia y amigos que te venden, lo del gobierno de David Cameron sobre las reuniones anteriores del G8, lo de los ciberespías chinos, y lo que ha salido a la luz sobre el espionaje masivo por parte de los Estados Unidos. Son variadas formas, muy diferentes en medios y fines.
El espionaje ha existido siempre y para ser eficaz tenía que ser selectivo, localizar a los que pudieran tener una información relevante e invertir tiempo y dinero hasta obtener algo. Hoy, en cambio, gracias a la tecnología existe un espionaje a granel, un espionaje de barrido de comunicaciones en el que el gigantesco tráfico de datos es filtrado a través de máquinas automáticas que poseen sistemas de alarmas si detectan determinadas palabras o secuencias, ciertos patrones. En la primera fase, los sospechosos somos todos; luego se va descartando.


Los Estados Unidos poseen las grandes empresas de comunicaciones —Microsoft, Apple, Google, Facebook, Twitter...— y así es como pescar en un cubo porque todos, de una forma u otra, pasamos por ellas. No tienen más que diseñar las leyes protectoras que obliguen a sus propias empresas a entregarles los datos solicitados o a establecer las formas de acceso. Al menos, dicen, nos "espían" bajo la vigilancia de sus jueces. Es un consuelo. 
Las empresas, que son las más perjudicadas (salvando los ciudadanos, que los son en sus derechos) al recaer  las sospechas de sus usuarios sobre ellas, han iniciado un movimiento insólito en la historia de estas cosas: aclarar los datos que han entregado. Buscan así no verse demasiado perjudicadas por algo que les ha venido dado. Ellas solo pisotean la privacidad cuando les beneficia, no se dedican al espionaje.

Obama ha sido muy claro en la entrevista que ha concedido para explicar los casos destapados por los tránsfugas del espionaje: lo que se hace, se hace desde la ley. La suya, la de los Estados Unidos. Después dice eso tan bonito del "equilibrio entre la seguridad y la libertad" y los sacrificios de la segunda para conseguir la primera.
Recogen en el diario El Mundo las explicaciones de Barack Obama:

El presidente abordó luego los dos programas desvelados por Snowden: el que autoriza al Gobierno a examinar el registro de llamadas de todos los clientes de la compañía telefónica Verizon y el que le ofrece acceso a los datos de empresas como Apple, Google o Facebook. Sobre el segundo apenas dijo que no afectaba a ningún ciudadano estadounidense y sobre el primero Obama intentó tranquilizar a los ciudadanos: "En esa base de datos no hay nombres. Sólo parejas de números de teléfono y las horas en las que se produjeron las llamadas. Si a través de la CIA o del FBI, la Agencia de Seguridad Nacional consigue el número de alguien del que sospecha que pueda estar involucrado en una acción terrorista, entonces revisa esa base de datos para ver si ese número aparece y si hace otras llamadas. Y con esos datos hace un informe y se lo pasa al FBI pero no revela el contenido de las llamadas. Es el FBI el que luego solicita pinchar al tribunal secreto ese teléfono si lo cree oportuno".*


Desde el punto de vista de los Estados Unidos, solo se considera un "ellos" y un nosotros. El "ellos" somos todos los que no somos ciudadanos de los Estados Unidos y, por tanto, una amenaza potencial con diversa probabilidad. Tiene más probabilidad un ciudadano de Corea del Norte que un francés, pero eso depende de las circunstancias, es relativo. En realidad esto del "ellos" y el "nosotros" lo practican todos, pues es la base del espionaje. Cuanto más expuesto está un país —en lo bélico, lo comercial, etc.—, más se hace necesario ese confiar lo menos posible y depender de uno mismo. Habrá aliados, pero pocos. Unos son enemigos, los otros competidores. El espionaje siempre se justifica.


La Sociedad de la Información, con su mundo interconectado, ofrece nuevas y poderosas posibilidades de comunicación y, por tanto, de intervenciones y almacenamiento de esos datos que se generan sobre las actividades comunicativas realizadas. Del entrecruzamiento de datos surge la "información", los patrones o conexiones que pudieran ser relevantes en cada caso y activar las alarmas. Cuando se inventó el correo, nació el espionaje de las cartas. Antes la gente se limitaba a escuchar detrás de las puertas.

Todo sistema de comunicaciones genera su propia forma de espionaje: en lo técnico, en lo legal, en lo profesional. La llegada de las comunicaciones radioeléctricas supuso la retirada de las palomas mensajeras, sistema que se había usado cuando se interceptaba a los mensajeros terrestres. Pero el desarrollo de sistemas de intervención y espionaje de las comunicaciones radioeléctricas supuso el regreso de nuevo de las palomas y la creación del consiguiente sistema de contraespionaje compuesto por halcones. Los aviones de la RAF inglesa iban cargados con palomas para que los alemanes no detectaran sus comunicaciones durante la Segunda Guerra Mundial. Al convertirse la radio en el medio estándar de comunicaciones, la paloma regresó y con ella los halcones. Los ingleses soltaban entonces palomas con mensajes falsos para que fueran interceptadas por los alemanes. Una cosa es interceptar mensajes y otra que sean verdaderos. Así es el juego de la desinformación.


Puede que los terroristas verdaderos, no los presuntos, que en el primer nivel de probabilidad somos todos, decidan usar las palomas de nuevo para sortear los obstáculos de la intervención de sus comunicaciones. El que quiere ocultar algo, lo hace. Después están los errores, los fallos del sistema, como el ocurrido en Boston. Nos dicen que se han evitado muchos atentados. Tenemos que fiarnos, pero para los que ocurren siempre hay alguna extraña explicación que cubre la ineficacia del sistema masivo en cada ocasión.
Puede que el pueblo estadounidense entienda los motivos de sus gobiernos para el rastreo de las comunicaciones en la forma en que lo hace. Un poco más complicado lo tiene David Cameron. A diferencia de Obama, Cameron ha salido diciendo, con cara de póker, que es tradición de los gobiernos británicos no discutir en público los asuntos de seguridad. Chinos, turcos, etc., en cambio, le piden explicaciones. El diario El País señala:

[...] espiar a diplomáticos extranjeros es perfectamente legal en Reino Unido: lo ampara una ley aprobada por los conservadores británicos en 1994 que pone el interés económico nacional por encima de la cortesía diplomática. Y el espionaje se practica sin distinguir demasiado entre amigos o enemigos. Los únicos que se salvan, aparentemente, son los países anglosajones con los que los británicos trabajan más de cerca para saber lo que pasa en el mundo.**


Todos espían; lo hacen unos a otros. Es un mundo de halcones y palomas. Todos protestan porque les espían —es parte del guion—  y ellos lo hacen. Unos a los de fuera, otros a los de dentro y otros a todos. Por seguridad, por tradición o por si acaso. La tendencia es a espiar hasta donde tu medios (legales, tecnológicos, de personal) te lo permitan y nadie renuncia a ello. Y siempre se va un paso más allá en la sombra. Hoy la tentación del espionaje es muy poderosa porque los medios disponibles lo permiten. Todo aquello que sea susceptible de ser espiado, lo será.


* "Obama: 'Uno no tiene que sacrificar su libertad para lograr su seguridad'" El Mundo 17/06/2013 http://www.elmundo.es/america/2013/06/18/estados_unidos/1371513776.html?a=ab97368d0efc237034de79ca2e7fc0cb&t=1371536219&numero=

** "El espionaje masivo incluye a los amigos" El País 17/06/2013 http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/17/actualidad/1371485410_961738.html



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.