jueves, 30 de mayo de 2013

¿Pero qué has hecho, Ding Jinhao?

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Lo leí en el diario egipcio Daily News de ayer, una noticia casi escondida junto a la de las protestas de estudiantes en Alejandría: "Chinese graffiti in Egypt causes a stir in China"*. Como las relaciones internacionales son tan complicadas, pensé que habría algún error: ¿por qué iba a causar indignación un graffiti chino en China si se había hecho en Egipto? Pensé que sería un grafiti egipcio ofensivo para los chinos y que se habían equivocado, que habría algún error. Pero, no, el titular era correcto.
La historia se ha recogido por todo el mundo es la siguiente: a un adolescente chino que visitó los templos de Luxor en Egipto, uno de sus grandes y múltiples tesoros, con 3.500 años de antigüedad, se le ocurrió hacer la gamberrada de escribir en las milenarias piedras "Ding Jinhao estuvo aquí". Nada ocurrió hasta que las nuevas tecnologías y las redes sociales se metieron por medio.
Un turista chino fotografió el grafiti y lo hizo circular en Sina Weibo, el equivalente a twitter del que disponen. Como en China todo es grande, pronto circuló por encima del cuarto de millón de reenvíos y se montó una gran alboroto rechazando el acto indignados, aunque algunos también recordaron que la Gran Murralla tiene muchos testimonios de pasos occidentales por allí. La prensa china califica al egocéntrico Ding Jinhao como "vandalic teen". 


Los cibernautas chinos rastrearon rápidamente al gamberro —según nos cuentan en China Daily—, lo localizaron y tomaron medidas con acciones en la red:

Some angry netizens even tracked down Ding, a high school student in Nanjing, Jiangsu province, and hacked the website of his former primary school, altering the site with the message "Ding Jinhao visited here".
The boy's parents on Sunday apologized to the public for their son's behavior, saying that the boy had cried all night after the public outcry.**

Se lo han tomado muy en serio y le van a ir dejando en evidencia por donde haya pasado con el tristemente famoso "Ding Jinhao estuvo aquí". Pero no quedó ahí la cosa. China ha puesto en circulación un conjunto de normas de comportamiento que deben cumplir los turistas cuando salgan al extranjero. El vicepresidente Wang Yang ha aprovechado la nueva Ley de Turismo para exigir comportamientos adecuados a los que salgan al exterior con el caso del vándalo grafitero como ejemplo de lo que no hay que hacer. El titular de la CNN es claro: "Be polite!"


China quiere ser una potencia turística y me imagino que espera ser tratada con el mismo respeto que le pide a sus ciudadanos cuando van fuera. Los turistas que vayan allí deberán saberlo y comportarse, porque los chinos les recordarán lo que ocurrió en Luxor. Algunos medios señalan que la pintada tiene fuentes literarias en la tradición del Viaje al Oeste, una de las cuatro obras clásicas chinas:

[...] the “I was here” graffiti tradition goes back all the way to the Monkey King in the classic fable Journey to the West (西游).

In Journey to the West, the Monkey King (Sun Wukong 孙悟空) is fooled by the Siddhartha Buddha with the challenge that if he can manage to leap out of the Buddha’s palm, the Monkey King can occupy the Celestial throne. The overconfident Monkey King accepts the challenge, jumps into the Buddha’s palm, and them does an almighty somersault, tumbling through the air for thousands of miles. Finally coming to rest at a place where five massive pillars reach out into the sky, the Monkey King promptly scratched the following characters into the middle pillar to prove he was there:

孙到此一游 (“The Monkey King was here”)***


En cualquier caso, sea cual sea el origen de la pintada, el vandalismo o el exceso de cultura, la embajada china en Egipto ha dado disculpas oficiales por el comportamiento del incívico adolescente. No se puede controlar todo, pero sí se puede asumir, de forma ejemplar, el hecho para rechazarlo. En este sentido, la autoridades chinas han hecho lo que debían: no han escurrido el bulto. Y no han sido solo ellas:

According to BBC News China teen’s mother explained that the graffiti was scratched years ago when they were  visiting Egypt and that the teen is now very sorry for his action. “We want to apologise to the Egyptian people and to people who have paid attention to this case across China,” the mother told media on Saturday.
This incident came in the wake of Chinese official Wang Yang’s comment in state-run media about Chinese tourists’ “uncivilised behavior” abroad. Among other behaviours, he specifically mentioned “willfully carving characters on items in scenic zones”. *


En Egipto, en cambio, han puesto en un compromiso a más de uno. El incidente ha servido para sacar los colores y dejar en evidencia a las autoridades, por si no tuvieran bastante. Nadie había notificado el hecho y se han enterado por los chinos y la repercusión de la noticia en todo el mundo. Señalan en Daily News Egypt:

Meanwhile, Egypt’s Supreme Council of Antiquities was not aware of the incident and the Ministry of Antiquities was unavailable for comment. Archaeologist Monica Hanna said no one noticed the incident “because it was kept on a low profile by the ministry on purpose”. Hisham Al-Shattury, secretary general of the Tourist Guides’ Syndicate, said any violation of the sanctity of antiquities should be reported by guides to the Tourism and Antiquities Police.
Hanna said it is the responsibility of the inspector and the custodian to keep the site constantly under surveillance. “The current status of archaeological sites and those of heritage value is really miserable, where years of accumulated corruption and current lack of security is causing the very rapid loss of Egyptian heritage,” she added.*

Las "antigüedades" son el gran patrimonio egipcio, con un ministerio específico y todas las responsabilidades bajo su mando. El hecho de que durante varios años nadie hubiera notificado la realización del grafiti de Luxor deja en mal lugar el sistema de vigilancia y a las personas que se ocupan de ello, desde el guía que lleva a los grupos de turistas a los expertos, conservadores, etc. que durante años han pasado por delante y no han sospechado (o no han querido ver) que las letras chinas que había en el pecho de la figura no era un tatuaje oriental a la moda sino un grafiti en toda regla.


Pero los chinos —que no cesan de indagar sobre el responsable que ofendió a todos con su mal comportamiento— están preguntándose cómo el jovencito  Ding Jinhao, entonces casi un niño, consiguió llegar a la altura en que realizó el grabado. ¿Actuó solo o en compañía?

* "Chinese graffiti in egypt causes a stir in China". Daily News Egypt 28/05/2013 ed. pdf. p.3 http://cdn11.dailynewsegypt.com/beta/wp-content/uploads/2013/05/28.05.2013.pdf
** "Tourists asked to be on best behavior". China Daily 29/05/2013 http://www.chinadaily.com.cn/travel/2013-05/29/content_16542128.htm

*** "“I was here” graffiti all over Yunnan" Danwei 28/05/2013 http://www.danwei.com/i-was-here-graffiti-are-all-over-yunnan/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.