jueves, 16 de mayo de 2013

El rollo de la conspiración

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Cada vez estoy más convencido de que lo que caracteriza a las democracias es la normalidad. Yo soy aspirante a un "país normal". No es fácil definir qué es la "normalidad", desde luego, pero creo que es parte esencial de esta condición la sencillez explicativa. Es como la "navaja de Ockham democrática". Las democracias que funcionan mejor pueden explicar lo que sucede con una sencillez mayor que las dictaduras o los estados intermedios en sus diferentes grados. Entre el silencio absoluto, signo de desprecio, del dictador terrible, y el gobernante sincero y veraz, que asume sus errores y los explica a los ciudadanos, existe un ancho océano de divagaciones, absurdos, disparates e invenciones de todo tipo con los que explican lo que les ocurre o causan.
Debería iniciarse la recolección de textos para componer una "antología del disparate", tal como la que antes se realizaban con las barbaridades y explicaciones de los alumnos en los exámenes. Me imagino que dejó de editarse ante el desbordamiento de la información recogida. Pero la política sí se presta bien a esto, a la antología disparatada. Uno de los capítulos, sin duda, debería ser el de las "conspiraciones". Junto a otros igualmente sustanciosos, la "conspiración" es uno de los temas favoritos de los dirigentes políticos en sus fases autoritarias y va decreciendo —perdiendo interés— conforme se va avanzando hacia posturas más sencillas y democráticas. Si están en el poder, se conspira contra ellos; si están en la oposición, se conspira para que no lleguen al poder. La conspiración está omnipresente y todo lo explica.


Por ejemplo, a Vladimir Putin le encantan las conspiraciones y tiene con ello a media oposición y a las Pussy Riot en la cárcel; a él, en cambio, le fastidia mucho que se insinúe que las muertes de sus opositores son extrañas y coincidentes en el método, en ocasiones. También a Mohamed Mursi, en Egipto, le interesa apelar a los conspiradores; las mismas explicaciones que daba Hosni Mubarak pero cambiadas de signo. No hablemos de las conspiraciones para desalojar a Berlusconi, que ojalá hubieran llegado antes, piensan muchos italianos. También nuestros Rajoy, Pérez Rubalcaba y demás, cuando se ven apretados en algún terreno, recurren a conspiraciones, pero suelen ser de andar por casa. En general, tiran de extrañas historias para justificar lo injustificable ante los que les escuchan, unos admirados y otros atónitos. No digo yo que no haya conspiradores en el mundo, me refiero al abuso de la conspiración y de la explicación extraordinaria. Al final, de los errores nadie es responsable, solo los conspiradores, figura oscura y recurrente.


Los periódicos de medio mundo comentan hoy la extraña teoría conspiratoria que ha desarrollado el gobierno venezolano sobre la carencia de papel higiénico. Hay otras carencias importantes en los supermercados de Venezuela —y no solo de ahora—, pero esta explicación conspiratoria está siendo especialmente sustanciosa y comentada. A la recientes conspiraciones norteamericanas, españolas o a los intentos de asesinato desde la vecina Colombia, se suma ahora la conspiración higiénica.


Como muchos venezolanos se quejan de que los medios españoles no son muy ecuánimes al contar algunas cosas que se hacen allí, me decidí a zambullirme en el ojo de la conspiración y es esto lo que me encontré. Las declaraciones del ministro de Comercio venezolano, don Alejandro Fleming, se explican por sí solas, con la nitidez económica que debe unirse al cargo:

"No hay deficiencia en la producción sino una demanda excesiva que ha generado compras nerviosas en la población producto de la campaña mediática que se ha generado para perturbar al país. La revolución traerá al país el equivalente a 50 millones de rollos de papel higiénico (…) vamos a saturar el mercado para que nuestro pueblo se tranquilice y comprenda que no debe dejarse manipular por la campaña mediática de que hay escasez y que ha ocasionado esa sobre demanda", manifestó.
El ministro señaló que el consumo mensual de papel higiénico en nuestro país es de 125 millones de rollos, y que la sobredemanda que actualmente se palpa, "nos lleva a pensar que se requiere unos 40 millones adicionales. Vamos a traer 50 millones para demostrarle a esos grupos que no lograran doblegarnos. El presidente Chávez dejó una economía fortalecida y los mecanismos para seguir fortaleciéndola”.*


Me excusarán que transcriba algunos de los comentarios que han suscitado las declaraciones —llenas de sabiduría económica— del Ministro. Uno se imagina la tensa reunión de Papeles Venezolanos (Paveca), la empresa estatal que debe mantener ajustados los niveles de producción de papel en el país, tratando de hacer el cálculo de la demanda para frenar la maniobra de los conspiradores que han provocado este pánico. Otros medios hablan de zonas del país en las que especuladores juegan con los precios y se impone el racionamiento para evitarlo.
La conspiración papelera no debe triunfar y el gobierno se ha asegurado de hacerle frente en todos los terrenos. Preocupan especialmente que solo puedan disfrutar del papel higiénico los "ricos", por lo que urge el control de los precios:

Asimismo, dijo que a través del Indepabis se reforzaran los mecanismos de fiscalización en todo el país para garantizar que la población adquiera estos productos a los precios justos.
“Vamos a hacerle frente a cualquier mecanismo que busque desestabilizar la revolución (…) tenemos un presidente legítimo que está abocado a dedicarse al pueblo independientemente de los postulados políticos o económicos que tengan”, reiteró.*


De los muchos "pánicos" de los que hemos oído hablar en la historia de la Economía, es la primera vez que escuchamos uno de este tipo. Y es que si se tiene todo muy ajustadito, la más mínima urgencia desata los miedos en los mercados.
Problemas tenemos todos, claro, pero aquí solo hablamos del tipo de explicaciones que se les da. Seguro que las hay más sencillas. Parece que si no hubiera un conspiración nos faltara algo. Había un viejo chiste gráfico que mostraba a un médico auscultando a su paciente y le decía "¡Conspire..., respire! ¡Conspire..., respire!". Pues algo así, el aire de la política.

* "Gobierno importará 50 millones de rollos de papel higiénico" Últimas noticias 14/05/2013 http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/economia/gobierno-importara-50-millones-de-rollos-de-papel-.aspx






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.