miércoles, 3 de abril de 2013

La primera llamada

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El cambio de los tiempos se hace visible hasta en los pequeños detalles. Nos ofrece el diario ABC información sobre quién fue la primera persona que realizó una llamada desde un teléfono móvil. Fue Martin Cooper, ingeniero de Motorola, hace cuarenta años. Lo hizo a un colega de la competencia para darle a entender que le habían ganado la partida. Todo un detalle, un "te fastidias" en toda regla. Uno se pone en el lugar de Cooper, con un invento revolucionario en las manos —un gran momento para la humanidad, que verá disminuido su dinero disponible para otras cosas por la aparición de nuevas facturas—, y se plantea a quién le habría hecho esa llamada. Algunos pensarán que fue una forma de hacerle un favor, que no se molestará y se dedicara a investigar otras cosas, pero creo que fueron las ganas de fastidiar las que prevalecieron en aquel momento histórico. Nos cuenta ABC:

Paseando por las calles de Manhattan llamó al teléfono fijo de Joel Engel, un colega de la empresa competidora, para hacerle saber que había conseguido lo que ambos ansiaban. «No le hizo mucha gracia», llegó a decir.*



¡Pues qué gracia le iba a hacer! ¿Qué esperaba Cooper? Así son las compañías en competencia, además de ganarte se mofan, como el que hace una peineta tras un adelantamiento en carretera. 
El contraste lo encontramos con el inventor del teléfono "inmóvil", que también nos recuerda el diario ABC. Antonio Meucci, el ignorado durante décadas inventor del teléfono, «había ideado un aparato que le permitía comunicarse con su mujer, afectada de reumatismo, mientras ella se encontraba un piso arriba de su domicilio.»* ¡Qué tiempos! La diferencia motivacional entre Cooper y Meucci nos marca una gran distancia. Meucci no tuvo que plantearse a quién le hacía la primera llamada porque evidentemente la hizo al piso de arriba, a su esposa enferma. Era un invento amoroso y en exclusiva, al menos en su prototipo. Él lo llamó "teletrófono". Meucci, un gran hombre, que había sido encarcelado varias veces en Italia por su apoyo a los movimientos de unificación, acabó en La Habana y de ahí en Nueva York, con una fábrica de velas. Inventó su "teletrófono" para hablar con su mujer pero no tenía dinero para patentarlo. Luego sigue una oscura historia de cómo los que sí tienen dinero —como siempre— se lo apuntan, como hizo Alexander Graham Bell. No fue hasta 2002 que los Estados Unidos reconocieron el pirateo de Bell —que de haber tenido competencia, también la hubiera llamado para fastidiar— y aceptaron reconocer a Meucci como el inventor del teléfono.


La actitud de la gente ante el teléfono móvil es ambigua, muchas veces hipócrita. Mucha gente dice ser su esclavo, pero no lo sueltan. Hay signos claros de dependencia. Existen alucinaciones específicas provocadas por el deseo de ser llamado consistentes en que notas vibraciones aunque no te llamen o crees escuchar su sonido aunque esté en silencio. También depende de las edades, nos dicen. Pero pasados cuarenta años desde la primera llamada, ya tenemos adictos de todas las edades.
Antes se castigaba a los niños a no ver la televisión; ahora se les quita el móvil, un castigo casi sádico. Cuando viajas en el metro o tren, la mitad de la gente mira fijamente sus móviles; unos están chateando, otros hablando y otros reventando burbujitas o similares; algunos, los que tienen móviles con sensores de movimiento, realizan extrañas danzas.

Muchos colegios prohíben que los niños lleven móviles a clase. Los alumnos esconden una de sus manos bajo las mesas porque son incapaces de desconectar sus teléfonos en las aulas; les resulta complicado separarse de aquellos que no tienen nada que hacer —y son muchos— al otro lado de la pantalla. Acabaremos poniendo una cesta en la entrada del aula para que depositen sus teléfonos al entrar y los recojan al salir, como en las reuniones de la Mafia o en la sesiones del cónclave papal. Habrá que hacer como el juez que en enero le echó una bronca a Isabel Pantoja al comienzo de la sesión. «¿Yooooo?», dijo la tonadillera cruzando ambas manos sobre su pecho en gesto dramático. «Sí, usted, señora Pantoja», le dijo crudamente el juez del llamado "caso blanqueo" de la Operación Malaya, que no sé si es por Malasia o por "Malaya mi suerte", aquella de "Malaya suerte, maldito valor / álzame la frente y esconde mi dolor". Isabel Pantoja no alzó la frente, como recomendaba la canción, sino que ocultó su cara con gesto de "¡Señor, Señor!". Y es que el móvil, de alguna forma, nos infantiliza y nos tienen que regañar recordándonos continuamente dónde se puede o no hablar, dónde se debe tener apagado.


Recuerdo la primera vez que vi a alguien llamando en plena calle. Lo hacía de forma ostentosa desde la puerta de un gimnasio para ejecutivos. Tecnología costosa en cuerpo sano. Como eran tan grandes entonces, ¡como para no verlos! También recuerdo el que pudiera ser el primer accidente provocado por un móvil. Una persona que iba hablando por el móvil se cayó en una alcantarilla que estaba abierta. Me pareció una versión moderna y tecnológica de la caída de Tales de Mileto en un agujero por ir pensando demasiado concentrado y olvidarse del suelo que pisaba. La historia, contada por Platón, recuerda la risa de la esclava que vio al sabio en el fondo del pozo. Ella, con su vida sencilla, no se había caído. A Hans Blumenberg le sirvió para reflexionar sobre los "teóricos" en su La risa de la muchacha tracia.

Para bien y para mal, lo cierto es que los teléfonos móviles nos han cambiado la vida en todas las dimensiones posibles porque afectan a un aspecto esencial de la sociedades, las comunicaciones. Ya sea en el ámbito personal, familiar o profesional, el teléfono móvil está ahí. La primera llamada de Martin Cooper desde su Motorola abrió una era al cambiar muchas de las relaciones básicas, redefiniendo nuestros conceptos de intimidad, disponibilidad y autonomía. Inauguró hasta nuevas formas de mentiras, las de los que dicen que están en un sitio y están en otros, algo que el teléfono fijo imposibilitaba. Inauguró una nueva era con pregunta hasta el momento absurda y ahora necesaria: «¿Dónde estás?»

* "Hace 40 años Martin Cooper hizo la primera llamada desde un móvil" ABC 3/04/2013 http://www.abc.es/tecnologia/moviles-telefonia/20130403/abci-martin-cooper-primera-llamada-201304021356.html








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.