sábado, 19 de enero de 2013

Café / café (o el Telón de arena)

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Euronews nos muestra una novedad de El Cairo: el primer "coffee shop" islámico de la ciudad. Oficialmente, se sobrentiende. Desde fuera es una moderna cafetería, pero en su interior se han creado tres espacios: uno para hombres, otro para mujeres y otro para las familias. Es la traslación de los rígidos esquemas mentales al diseño de interiores. De fondo para amenizar, nos dice el reportero, solo suena música que cuenta con el marchamo de islámica. El canal televisivo también tiene como función la paz espiritual.

“Este café es algo bueno para nuestra situación psicológica. Un lugar donde suena la calmada música islámica, donde no hay problemas y donde los grupos están separados. Mujeres y hombres separados”, sostiene un cliente.*


Empiezo a sospechar qué es eso que el joven cliente llama intuitivamente "situación psicológica". La extensión de lo que llaman ya la "hermanización" social (por la Hermandad Musulmana) avanza a toda prisa en su proceso de brillante retroceso hacia lo más arcaico del pensamiento islamista: el aislamiento, la segregación patriarcal. Significa, en lo cotidiano, que tendrá que demostrar que la persona que le acompaña es su pareja legal, hermana o hija, si quiere sentarse junto a ella para tomar un café. Si no puede hacerlo, cada uno a una punta y a hacerse señas. Como bien señalan en Euronews, el modelo saudí.
Mientras este proceso avanza, la estrategia hipócrita de los Hermanos es pelearse con los salafistas de cara a la galería por la cuestión de las "cuotas" femeninas en las listas electorales. Los salafistas —¡lo que hay que ver!— se presentan como defensores de la "eficiencia" y sostienen que eso de las "cuotas" es un atraso y que ningún país las mantiene. Además, ignorantes. Es increíble el grado de cinismo e hipocresía que se puede llegar a alcanzar entre estos "hombres piadosos" a los que les sobran las pirámides.


Otros islamistas siguen insistiendo que se permita la barba entre la policía. El argumento es que los agentes que tengan barba son más "piadosos" que los que no la tienen. Serán "mejores policías", comentaban no hace muchos días en la prensa. La cuestión se ha convertido en un tira y afloja en los tribunales con distintas sentencias. La barba es un "uniforme" dentro del uniforme, un identificador nítido de la orientación del policía que puede resultar de interés en momentos de desorden público, de enfrentamientos en las calles. Sabes a quién debes recurrir y a quién no.

Los cafés y las barbas son solo una parte; son síntomas de otros cambios. Con la libra egipcia en los niveles más bajos, se intentan poner en marcha medidas basadas en la "economía islámica", la economía basada en la "Sharia", con sus "bonos islámicos", con su forma peculiar de participación de los bancos en las empresas o negocios, al estar prohibido por la ley islámica el beneficio del préstamo. También aquí se escuchan voces que aseguran que Occidente "está deslumbrado por la economía islámica", que se acabará imponiendo, como no podía ser de otra manera. Cuestión de tiempo.
De esta forma, el aislamiento de Egipto será mayor cada vez en su camino guiado por la Hermandad y sus acompañantes. Un aislamiento relativo ya que la dependencia de los países del Golfo y de su oro y dólares irá aumentando. Con la baza de los "peligros occidentales" en todos los órdenes —económico, político, moral, artístico...—, el levantamiento de un "telón de arena" islamista, como existió un "telón de acero", como existe una muralla china, se irá poco a poco haciendo más denso hasta provocar la asfixia absoluta de cualquier idea discordante con la ortodoxia.

Pronto, por este camino, vivirán en una burbuja en la que la hipocresía oficial pregone una "libertades" que se verán cercenadas a pie de calle por los encargados de velar por la ortodoxia en las aulas, en los periódicos, en los vagones del metro o en los autobuses, como ya ocurre. Lo más preocupante es la soledad en la que quedan los que deseaban otra cosa, los que tenía sueños de progreso y no este "retrofuturo", el pasado hacia delante.
Cuando triunfó la Revolución, dimos la noticia alegre de la apertura de una tienda de diseños de ropa y complementos realizados por jóvenes egipcios que querían mostrar al mundo los nuevos aires de libertad y creatividad que les animaba. Se sentían con ganas de trabajar conjuntamente, comprometidos para lograr un Egipto moderno.
La cafetería islámica abierta ahora no engaña con su diseño moderno, con sus luces y cristales; el espíritu que la anima es el de la segregación, el del mayor oscurantismo patriarcal. Es una barrera invisible, un nuevo muro de cristal destinado, como el Telón de Acero, a trata de evitar que se respire libertad. Todo ello amenizado por una música islámica, por si no la pueden escuchar en casa.

* "Nace la primera cafetería islámica en El Cairo" Euronews 18/01/2012 http://es.euronews.com/2013/01/18/nace-la-primera-cafeteria-islamica-en-el-cairo/

Universidad de El Cairo, a finales de los años70

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.